.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

viernes, 20 de abril de 2018

Paul Celan - Retrato de una sombra



RETRATO DE UNA SOMBRA

Tus ojos, estela de luz de mis pasos;
tu frente, surcada por el fulgor de las espadas;
tus cejas, borde del camino de la perdición,
tus pestañas, mensajeros de cartas largas;
tus rizos, cuervos, cuervos, cuervos;
tus mejillas, campo heráldico del alba;
tus labios, huéspedes tardíos;
tus hombros, estatua del olvido;
tus pechos, amigos de mis serpientes;
tus brazos, alisos ante la puerta del castillo;
tus manos, tablas de juramentos muertos;
tus caderas, pan y esperanza;
tu sexo, ley del incendio del bosque;
tus muslos, alas en el abismo;
tus rodillas, máscaras de tu orgullo;
tus pies, campos de batalla de los pensamientos;
tus plantas, fosas de llamas;
tu huella, ojo de nuestro adiós.

Paul Celan


Los poemas póstumos (Paul Celan). Traducción de José Luis Reina Palazón. Editorial Trotta, 2006.



BILDNIS EINES SCHATTEN

Deine Augen, Lichtspur meiner Schritte;
deine Stirn, gefurcht vom Glanz der Degen;
deine Brauen, Wegrand des Verderbens;
deine Wimpern, Boten langer Briefe;
deine Locken, Raben, Raben, Raben;
deine Wangen, Wappenfeld der Frühe;
deine Lippen, späte Gäste;
deine Schultern, Standbild des Vergessens;
deine Brüste, Freunde meiner Schlangen;
deine Arme, Erlen vor dem Schloßtor;
deine Hände, Tafeln toter Schwüre;
deine Lenden, Brot und Hoffnung;
dein Geschlecht, Gesetz des Waldbrands;
deine Schenkel, Fittiche im Abgrund;
deine Kniee, Masken deiner Hoffart;
deine Füße, Walstatt der Gedanken;
deine Sohlen, Flammengrüfte;
deine Fußspur, Auge unsres Abschieds.


Paul Celan se suicidó el 20 de abril de 1970, arrojándose a las aguas del Sena.

"Paul Celan, el moribundo enamorado", de Carlos Ortega (El País, 9-1-2009)



(Erwin Blumenfeld, Desnudo bajo velo húmedo, 1936)


jueves, 19 de abril de 2018

Chico Buarque y Marlene - Uma canção desnaturada




Una canción de la obra de Chico Buarque, Ópera do Malandro. Cantan él y Marlene.


UMA CANÇÃO DESNATURADA

Por que creceste, curuminha
Assim depressa, e estabanada
Saíste maquiada
Dentro do meu vestido
Se fosse permitido
Eu revertia o tempo
Para viver a tempo
De poder

Te ver as pernas bambas, curuminha
Batendo com a moleira
Te emporcalhando inteira
E eu te negar meu colo
Recuperar as noites, curuminha
Que atravessei em claro
Ignorar teu choro
E só cuidar de mim

Deixar-te arder em febre, curuminha
Cinquenta graus, tossir, bater o queixo
Vestir-te com desleixo
Tratar uma ama-seca
Quebrar tua boneca, curuminha
Raspar os teus cabelos
E ir te exibindo pelos
Botequins

Tornar azeite o leite
Do peito que mirraste
No chão que engatinhaste, salpicar
Mil cacos de vidro
Pelo cordão perdido
Te recolher pra sempre
À escuridão do ventre, curuminha
De onde não deverias
Nunca ter saído





Lee Friedlander - Sandra Fisher. Londres, 1975







miércoles, 18 de abril de 2018

A Steve McQueen le gustaba el jazz

Steve McQueen at his Palm Springs bungalow. Photo by John Dominis, 1963 (20th Century Man)


Se nota en los discos que podemos ver en la fotografía: el Kind of Blue de Miles Davis, uno del Modern Jazz Quartet, el The Atomic Mr. Basie, otro de Sinatra con Basie, un disco del Jazztet de Art Farmer y Benny Golson...



"Fredie Freeloader", Kind of Blue (1959)


Davis y McQueen




Severo Sarduy - Rothko




ROTHKO

                                                         A Andrés Sánchez Robayna


No los colores, ni la forma pura.
Memoria de la tinta. Sedimento
que decanta la luz de su pigmento,
más allá de la tela y su armadura.

Las líneas no, ni sombra ni textura,
ni la breve ilusión del movimiento;
nada más que el silencio: el sentimiento
de estar en su presencia. La Pintura

en franjas paralelas cuya bruma
cruza la tela intacta, aunque teñida
de cinabrio, de vino que se esfuma;

púrpura, bermellón, anaranjada…
El rojo de la sangre derramada
selló su exploración. También su vida.

Severo Sarduy


De su libro Un testigo fugaz y disfrazado. Sonetos y décimas (1985)

(Leído en el blog El ardor)


V. artículo de Alex Fleites, ¿Un testigo fugaz y disfrazado? en Excelencias magazines


Pintura: Mark Rothko, Orange Red and Red (1962), Dallas Museum of Art.