.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

miércoles, 30 de abril de 2014

Nuevo disco de João Afonso: 'Sangue bom'



El cantante portugués João Afonso ha publicado un nuevo disco, Sangue bom (Sangre buena). En el programa de la RTP2 que puede verse en el enlace de abajo, canta una canción de ese disco y habla sobre él; su amistad con los escritores Mia Couto y José Eduardo Agualusa; su vida en Mozambique; su tío, Zeca Afonso, e mais coisas.

Sangue Bom tem letras de Mia Couto e de José Eduardo Agualusa e é o título do novo disco do convidado deste Bairro Alto. João Afonso regressa assim com um novo trabalho de originais, na companhia de dois importantes escritores, um angolano e outro moçambicano. Também ele, João Afonso, nasceu em Moçambique em 1965 e só veio em 1978 para Portugal, que até então não era mais do que a terra dos seus avós. Licenciado em Engenharia Agrónoma, a sua vida e a sua carreira estão muito marcadas, como não poderia deixar de ser, pelo seu tio, Zeca Afonso. Antes da noitada de conversa é tempo de ficarmos com João Afonso e um dos seus novos temas: Estrada do Sumbe, com palavras de José Eduardo Agualusa.

O Bairro Alto está de regresso à antena da RTP2. Aos sábados, José Fialho está em estúdio para mais noitadas de conversas.

O programa Bairro Alto é uma espaço de conversa com figuras que têm algo para dizer sobre si e sobre o que fazem. José Fialho Gouveia entrevista artistas, ensaístas, cientistas, gente da moda e do espetáculo, gente do pensamento e da ação, portugueses e estrangeiros. O tom é próximo, informal. E as perguntas pedem mais que as habituais respostas politicamente corretas. Bairro Alto  é um face a face com ritmo e sem mesa.

Um face-a-face sem mesa e com laivos de "hard-talk".... Emissão ONLINE


(46 min.)


Reseña del disco en el blog Made in Portugal





martes, 29 de abril de 2014

Marlene en 'Berlín Occidente'



Así se lleva una gabardina... Marlene Dietrich en la película Berlín Occidente (A Foreign Affair, 1948), dirigida por Billy Wilder.


(Vista en skorver1 - Flickr)


*


lunes, 28 de abril de 2014

Juan Ramón Jiménez - Un poema, de vez en cuando, no se escribe




Un poema, de vez en cuando, no se escribe

Era bueno, magnífico quizás, se escriben otros, pero ese no se escribe.

No hay razón ninguna para no escribirlo, y, sin embargo, no se escribe.

Desde entonces, sobre todo en ciertos días de mal ser aquel poema duele, amarga, es un martirio, y, sin embargo no se escribe.

Con escribirlo, todo estaba terminado, y, sin embargo, no se escribe.

Y él quiere salir, quiere vivir, ser gozado, tener eternidad, y uno es bueno y no lo escribe.

Juan Ramón Jiménez



domingo, 27 de abril de 2014

Bob Dylan - 'Hurricane', una vez más



Esta canción de Bob Dylan fue publicada aquí el 22 de abril de 2012. Pertenece al disco Desire, y sirvió en 1976 para reavivar el caso del boxeador Rubin Hurricane Carter, acusado falsamente de haber cometido tres asesinatos junto con un amigo, y que pasó 20 años en la cárcel. Posteriormente, en 1999, Norman Jewisson rodó una película, con Denzel Washington en el papel protagonista, The Hurricane. Rubin Carter fue puesto en libertad en 1985 y se trasladó a Toronto, donde ha vivido desde entonces y ha fallecido el pasado 20 de abril.

La noticia en Rolling Stone


Uno recuerda que un amigo le dejó el disco en su día. "Hurricane" era la primera canción, y su música le arrastró, y grabó el disco en una cinta ya perdida. El huracán del tiempo, con perdón, por lo fácil de la imagen. Escuchemos "Hurricane" una vez más, sin olvidarnos de la injusticia cometida con este hombre que acaba de morir a los 76 años.



HURRICANE

Pistol shots ring out in the ballroom night
Enter Patty Valentine from the upper hall.
She sees the bartender in a pool of blood,
Cries out, "My God, they've killed them all!"
Here comes the story of the Hurricane,
The man the authorities came to blame
For somethin' that he never done.
Put in a prison cell, but one time he could-a been
The champion of the world.

Three bodies lyin' there does Patty see
And another man named Bello, movin' around mysteriously.
"I didn't do it," he says, and he throws up his hands
"I was only robbin' the register, I hope you understand.
I saw them leavin'," he says, and he stops
"One of us had better call up the cops."
And so Patty calls the cops
And they arrive on the scene with their red lights flashin'
In the hot New Jersey night.

Meanwhile, far away in another part of town
Rubin Carter and a couple of friends are drivin' around.
Number one contender for the middleweight crown
Had no idea what kinda shit was about to go down
When a cop pulled him over to the side of the road
Just like the time before and the time before that.
In Paterson that's just the way things go.
If you're black you might as well not show up on the street
'Less you wanna draw the heat.

Alfred Bello had a partner and he had a rap for the cops.
Him and Arthur Dexter Bradley were just out prowlin' around
He said, "I saw two men runnin' out, they looked likemiddleweights
They jumped into a white car with out-of-state plates."
And Miss Patty Valentine just nodded her head.
Cop said, "Wait a minute, boys, this one's not dead"
So they took him to the infirmary
And though this man could hardly see
They told him that he could identify the guilty men.

Four in the mornin' and they haul Rubin in,
Take him to the hospital and they bring him upstairs.
The wounded man looks up through his one dyin' eye
Says, "Wha'd you bring him in here for? He ain't the guy!"
Yes, here's the story of the Hurricane,
The man the authorities came to blame
For somethin' that he never done.
Put in a prison cell, but one time he could-a been
The champion of the world.

Four months later, the ghettos are in flame,
Rubin's in South America, fightin' for his name
While Arthur Dexter Bradley's still in the robbery game
And the cops are puttin' the screws to him, lookin' for somebody to blame.
"Remember that murder that happened in a bar?"
"Remember you said you saw the getaway car?"
"You think you'd like to play ball with the law?"
"Think it might-a been that fighter that you saw runnin' that night?"
"Don't forget that you are white."

Arthur Dexter Bradley said, "I'm really not sure."
Cops said, "A poor boy like you could use a break
We got you for the motel job and we're talkin' to your friend Bello
Now you don't wanta have to go back to jail, be a nice fellow.
You'll be doin' society a favor.
That sonofabitch is brave and gettin' braver.
We want to put his ass in stir
We want to pin this triple murder on him
He ain't no Gentleman Jim."

Rubin could take a man out with just one punch
But he never did like to talk about it all that much.
It's my work, he'd say, and I do it for pay
And when it's over I'd just as soon go on my way
Up to some paradise
Where the trout streams flow and the air is nice
And ride a horse along a trail.
But then they took him to the jail house
Where they try to turn a man into a mouse.

All of Rubin's cards were marked in advance
The trial was a pig-circus, he never had a chance.
The judge made Rubin's witnesses drunkards from the slums
To the white folks who watched he was a revolutionary bum
And to the black folks he was just a crazy nigger.
No one doubted that he pulled the trigger.
And though they could not produce the gun,
The D.A. said he was the one who did the deed
And the all-white jury agreed.

Rubin Carter was falsely tried.
The crime was murder "one," guess who testified?
Bello and Bradley and they both baldly lied
And the newspapers, they all went along for the ride.
How can the life of such a man
Be in the palm of some fool's hand?
To see him obviously framed
Couldn't help but make me feel ashamed to live in a land
Where justice is a game.

Now all the criminals in their coats and their ties
Are free to drink martinis and watch the sun rise
While Rubin sits like Buddha in a ten-foot cell
An innocent man in a living hell.
That's the story of the Hurricane,
But it won't be over till they clear his name
And give him back the time he's done.
Put in a prison cell, but one time he could-a been
The champion of the world

Bob Dylan











Pero qué arte, Yvonne, hija...




Yvonne De Carlo, arrancándose por bulerías.


(Vista en June Allison - Flickr)


A modo de addenda, estas otras dos fotografías de la actriz, que andaban perdidas en la carpeta de borradores.



1947


1944


(Vistas en Alice Japan - Flickr)


Otras dos entradas del blog con Yvonne De Carlo, y Burt Lancaster: "She knows more than Einstein"  e "Yvonne De Carlo y Burt Lancaster (1947)".




sábado, 26 de abril de 2014

José Afonso - Eu, o povo




Otra canción de aquellos antaños... Buena parte de la vida del cantante José Afonso transcurrió en Mozambique. De ahí el amor por su tierra y sus gentes.


EU, O POVO

Eu, o Povo
Conheço a força da terra que rebenta a granada do grão
Fiz desta força um amigo fiel
Nos meus braços que vão crescer vou estender panos de vela
Para agarrar o vento e levar a força do vento à produção

O vento sopra com força
A água corre com força
O fogo arde com força
O vento sopra com força

As minhas mãos vão crescer até fazerem pás de roda
Para agarrar a força da água e pô-la na produção
Os meus pulmões vão crescer soprando na forja do coração
Para agarrar a força do fogo na produção

O vento sopra com força
A água corre com força
O fogo arde com força
O vento sopra com força

Eu, o Povo
Vou aprender a lutar do lado da Natureza
Vou ser camarada de armas dos quatro elementos
A táctica colonialista é deixar o Povo ao natural
Fazendo do Povo inimigo da Natureza

Eu, o Povo Moçambicano
Vou conhecer as minhas grandes forças todas

O vento sopra com força
A água corre com força
O fogo arde com força
O vento sopra com força



José Afonso, en el centro con gafas y corbata, en Lourenço Marques (actual Maputo),
en el Liceu António Enes  - Foto de Filipe Vieira
(Ese instituto lleva actualmente el nombre de Francisco Manyanga)



(Foto y más datos em associação José Afonso: José Afonso em Lourenço Marques)



viernes, 25 de abril de 2014

Chico Buarque - Tanto mar



Desde Brasil, Chico Buarque envía en 1975 un recuerdo a los hermanos portugueses. Una historia de las vicisitudes –entre ellas, la censura en Brasil– que corrió esta canción, Tanto mar, la podemos leer en Portugal através do mundo.













Vieira da Silva - 'A Poesia está na Rua'




A Poesia está na Rua (1975)
Maria Helena Vieira da Silva
© Coleção Centro de Arte Moderna. Fundação Calouste Gulbenkian.



Palabras del capitán Salgueiro Maia en la madrugada del 25 de abril

Salgueiro Maia en Lisboa

El hombre que hizo finalmente posible la llamada Revolución de los Claveles, el capitán  Salgueiro Maia (Castelo de Vide, 1944 — Lisboa, 1992), dijo estas palabras en el patio de la Escola Prática de Cavalaria de Santarém, en Abrantes, en la madrugada del 25 de abril de 1974, poco antes de salir hacia Lisboa.

"Meus senhores, como todos sabem, há diversas modalidades de Estado. Os estados sociais, os corporativos e o estado a que chegámos. Ora, nesta noite solene, vamos acabar com o estado a que chegámos! De maneira que, quem quiser vir comigo, vamos para Lisboa e acabamos com isto. Quem for voluntário, sai e forma. Quem não quiser sair, fica aqui!"

Los 240 hombres que escucharon estas palabras, marcharon con él hacia Lisboa.



"Graffiters" criam mural dedicado à revolução de Abril - Diário Público (12/04/2014)




Así empezó el 25 de Abril: 'E depois do adeus'




Cuarenta años, qué vértigo. ¿Dónde estabas el 25 de abril de 1974?

Mucha gente piensa que la revolución del 25 de abril de 1974, que trajo la democracia a Portugal, comenzó con Grândola, vila morena, de José Afonso. Cuando sonó esta canción en aquella madrugada, significaba que ya no había marcha atrás: las tropas debían salir de los cuarteles. Pero, antes, sonó otra canción en la emisora Rádio Renascença: E depois do adeus.


"E Depois do Adeus" foi a canção que serviu de primeira senha à revolução de 25 de Abril de 1974. Com letra de José Niza e música de José Calvário, a canção foi escrita para ser interpretada por Paulo de Carvalho na 12.ª edição do Festival RTP da Canção, do qual sairia vencedora. Nessa qualidade, representaria Portugal em Brighton, a 6 de Abril, no Festival Eurovisão da Canção 1974, terminando em último lugar, com apenas 3 pontos, ex aequo com as canções da Alemanha, Suíça e Noruega.

A questão das duas senhas do 25 de Abril

Com a transmissão de "E Depois do Adeus", pelos Emissores Associados de Lisboa às 22h55m do dia 24 de Abril de 1974, era dada a ordem para as tropas se prepararem e estarem a postos. O efectivo sinal de saída dos quartéis, posterior a este, seria a emissão, pela Rádio Renascença, de "Grândola, Vila Morena" de Zeca Afonso.

A razão da escolha de "E Depois do Adeus" é clara: não tendo conteúdo político e sendo uma música em voga na altura, não levantaria suspeitas, podendo a revolução ser cancelada se os líderes do MFA concluíssem que não havia condições efectivas para a sua realização. A posterior radiodifusão, na emissora católica, de uma música claramente política de um autor proscrito daria a certeza aos revoltosos de que já não havia volta atrás, que a revolução era mesmo para arrancar.

(Wikipédia)



E DEPOIS DO ADEUS

Quis saber quem sou
O que faço aqui
Quem me abandonou
De quem me esqueci
Perguntei por mim
Quis saber de nós
Mas o mar
Não me traz
Tua voz.

Em silêncio, amor
Em tristeza e fim
Eu te sinto, em flor
Eu te sofro, em mim
Eu te lembro, assim
Partir é morrer
Como amar
É ganhar
E perder

Tu vieste em flor
Eu te desfolhei
Tu te deste em amor
Eu nada te dei
Em teu corpo, amor
Eu adormeci
Morri nele
E ao morrer
Renasci

E depois do amor
E depois de nós
O dizer adeus
O ficarmos sós
Teu lugar a mais
Tua ausência em mim
Tua paz
Que perdi
Minha dor que aprendi
De novo vieste em flor
Te desfolhei...

E depois do amor
E depois de nós
O adeus
O ficarmos sós



Aquí José Afonso canta Grândola, vila morena en el último concierto que dio en Lisboa en 1983. También puede escucharse la versión del disco.





jueves, 24 de abril de 2014

Alfredo Cunha y el 25 de Abril

Fotografia emblemática del capitán Salgueiro Maia


Alfredo Cunha sólo tenía veintiún años cuando hizo estas fotografías el 25 de abril de 1974 para el diario Público. Buena parte de ellas forma parte de la memoria colectiva de los portugueses, y de la de muchas personas de otros países, como el nuestro.


Alfredo Cunha - um dos fotógrafos do 25 de Abril














































miércoles, 23 de abril de 2014

¡Qué importa el día que sea!



¡Qué importa el día que sea! Yo leo. La fotografía es de François Coquerel.




Czesław Miłosz - Pero los libros

Fotografía de certo.es



PERO LOS LIBROS

Pero los libros seguirán en los estantes, seres auténticos
Que aparecieron una vez, frescos, todavía húmedos,
Como castañas brillantes bajo el árbol en otoño,
Y empezaron a vivir, tocados, acariciados,
A pesar del resplandor en el horizonte, de castillos saltando por los aires,
De las tribus en marcha, de los planetas en movimiento.
Somos, dijeron, incluso cuando les arrancaron las hojas
O cuando la llama ardiente lamía las letras.
Mucho más duraderos que nosotros, cuyo calor frágil
Se enfría junto con la memoria, se disipa, desaparece.
Me imagino la tierra cuando yo ya no esté
Y no pasará nada, ninguna pérdida, seguirá el mismo espectáculo,
Los vestidos de las mujeres, un jazmín húmedo, una canción en el valle.
Pero los libros seguirán en los estantes, de buena estirpe,
Nacidos de la gente, aunque también de la luz, de las alturas.

Czesław Miłosz



Tierra inalcanzable. Antología poética. Traducción, selección y prologo de Xavier Farré. Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores. 2011.




Maria Friberg - Naturaleza muerta con libros




Matia Friberg es una artista sueca.





lunes, 21 de abril de 2014

Carlos Edmundo de Ory - Fuga

?


FUGA

Cuando tú te desnudas así maquinalmente
te imagino perversa como un maniquí loco
Mas pronto resplandece tu dorado dolor
y tu silencio muselina se desgarra

Somos festín callado lento y largo
perdidos en la holganza fantástica de un
deleznable deleite que nuestros dedos dátiles
inventan prodigando fugaz felicidad

Carlos Edmundo de Ory



De su libro Miserable ternura (1971-1972), incluído en Música de lobo Antología poética (1941-2001). Selección y prólogo de Jaime Font. Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2003.



domingo, 20 de abril de 2014

Abbey Lincoln - My love is you

Fotografía de Sabina Tabakovic


Bella voz la de Abbey Lincoln. No venía aquí desde 2010: Avec le temps (Leo Ferré + Abbey Lincoln), Adiós, Abbey y 'Nature Boy' por Abbey Lincoln y Nat King Cole. No tardará tanto en volver.









sábado, 19 de abril de 2014

Hannes Wallraffen - Un día en Macondo



Una fotografía del fotógrafo holandés Hannes Wallraffen sirvió hace años para ilustrar la primera entrada de este blog, un fragmento del comienzo de Cien años de soledad (*).

Aquella foto pertenecía a una serie titulada Un día en Macondo, publicada en la excelente página méxicana de fotografía Zone Zero.

Como complemento de la entrada de ayer, aparece aquí una selección de dicho trabajo.






















Totó la Momposina - El pescador



Desde Colombia hacia México, volando va la música de Totó la Momposina.







viernes, 18 de abril de 2014

Adiós a García Márquez

García Márquez retratado por Colita con un ejemplar de Cien años de soledad


Cuando uno tenía dieciséis años descubrió la lectura con una serie de libros del Círculo de Lectores que recopilaban cuentos de escritores sudamericanos, del llamado boom: Borges, Onetti, Uslar Pietri, Donoso, García Márquez... Su volumen se titulaba Todos los cuentos (1947-1972) y recuerdo, cómo no, el deslumbramiento de los relatos del escritor colombiano. Ya en el primer año de la Facultad, llegaron otros cuentos, Cien años de soledad, ¡la bomba!, y  El otoño del patriarca. Creo que puedo decir del primero que nunca una lectura obligatoria fue tan placentera.

Muchos años después, un 29 de enero de 2009, nació este blog, que surgió en principio –aunque posteriormente enveredó por otros derroteros– para intentar mostar a unos alumnos de instituto que la literatura era mucho más que vampiros y adolescentes best-sellerianos, que había otros mundos. Y el primer texto publicado fue éste:


Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados plantaba su carpa cerca de la aldea, y con un grande alboroto de pitos y timbales daban a conocer los nuevos inventos. Primero llevaron el imán. Un gitano corpulento, de barba montaraz y manos de gorrión, que se presentó con el nombre de Melquíades, hizo una truculenta demostración pública de lo que él mismo llamaba la octava maravilla de los sabios alquimistas de Macedonia. Fue de casa en casa arrastrando dos lingotes metálicos, y todo el mundo se espantó al ver que los calderos, las pailas, las tenazas y los anafes se caían de su sitio, y las maderas crujían por la desesperación de los clavos y los tornillos tratando de desenclavarse, y un los objetos perdidos desde hacía mucho tiempo aparecían por donde más se les había buscado, y se arrastraban en desbandada turbulenta detrás de los fierros mágicos de Melquíades. «Las cosas tienen vida propia –pregonaba el gítano con áspero acento–, todo es cuestión de despertarles el ánima.» José Arcadio Buendía, cuya desaforada imaginación iba siempre más lejos que el ingenio de la naturaleza, y aún más allá del milagro y la magia, pensó que era posible servirse de aquella invención inútil para desentrañar el oro de la tierra. Melquíades, que era un hombre honrado, le previno: «Para eso, no sirve.»




Hoy, al día siguiente de la desaparición de Gabriel García Márquez, quiero recordarlo con un fragmento de uno de los relatos que impresionó al Transcriptor adolescente, La increible y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, el último de aquel libro.

En ese instante la abuela empezó a hablar dormida.
–Van a hacer veinte años que llovió la última vez –dijo–. Fue una tormenta tan terrible que la lluvia vino revuelta con agua de mar, y la casa amaneció llena de pescados y caracoles, y tu abuelo Amadís, que en paz descanse, vio una mantarrasa luminosa navegando por el aire.
Ulises se volvió a esconder detrás de la cama. Eréndira hizo una sonrisa divertida.
– Tate sosiego –le dijo–. Siempre se vuelve como loca cuando está dormida, pero no la despierta ni un temblor de tierra. Ulises se asomó de nuevo. Eréndira lo contempló con una sonrisa traviesa y hasta un poco cariñosa, y quitó de la estera la sábana usada.
– Ven –le dijo–, ayúdame a cambiar la sábana.
Entonces Ulises salió de detrás de la cama y cogió la sábana por un extremo. Como era una sábana mucho más grande que la estera se necesitaban varios tiempos para doblarla. Al final de cada doblez Ulises estaba más cerca deEréndira.
– Estaba loco por verte –dijo de pronto–. Todo el mundo dice que eres muy bella, y es verdad.
– Pero me voy a morir –dijo Eréndira.
– Mi mamá dice que los que se mueren en el desierto no van al cielo sino al mar –dijo Ulises.
Eréndira puso aparte la sábana sucia y cubrió la estera con otra limpia y aplanchada.
– No conozco el mar –dijo.
– Es como el desierto, pero con agua –dijo Ulises.
– Entonces no se puede caminar.
– Mi papá conoció un hombre que sí podía –dijo Ulises– pero hace mucho tiempo.
Eréndira estaba encantada pero quería dormir.
–Si vienes mañana bien temprano te pones en el primer puesto –dijo.
– Me voy con mi papá por la madrugada –dijo Ulises.
–¿Y no vuelven a pasar por aquí?
– Quién sabe cuándo –dijo Ulises–. Ahora pasamos por casualidad porque nos perdimos en el camino de la frontera.
Eréndira estaba encantada pero quería dormir. –Si vienes mañana bien temprano te pones en el primer puesto –dijo.
– Me voy con mi papá por la madrugada –dijo Ulises. –¿Y no vuelven a pasar por aquí?
– Quién sabe cuándo –dijo Ulises–. Ahora pasamos por casualidad porque nos perdimos en el camino de la frontera.
Eréndira miró pensativa a la abuela dormida. –Bueno –decidió–, dame la plata. Ulises se la dio. Eréndira se acostó en la cama, pero él se quedó trémulo en su sitio: en el instante decisivo su determinación había flaqueado. Eréndira le cogió de la mano para que se diera prisa, y sólo entonces advirtió su tribulación. Ella conocía ese miedo.
– ¿Es la primera vez? –le preguntó.
Ulises no contestó, pero hizo una sonrisa desolada. Eréndira se volvió distinta.
– Respira despacio –le dijo–. Así es siempre al principio, y después ni te das
cuenta.
Lo acostó a su lado, y mientras le quitaba la ropa lo fue apaciguando con recursos maternos.
– ¿Cómo es que te llamas?
– Ulises.
– Es nombre de gringo –dijo Eréndira.
– No, de navegante.
Eréndira le descubrió el pecho, le dio besitos huérfanos, lo olfateó.
– Pareces todo de oro –dijo– pero hueles a flores.
–Debe ser a naranjas –dijo Ulises.
Ya más tranquilo, hizo una sonrisa de complicidad. –Andamos con muchos pájaros para despistar –agregó–, pero lo que llevamos a la frontera es un contrabando de naranjas.
– Las naranjas no son contrabando –dijo Eréndira.
–Estas sí –dijo Ulises–. Cada una cuesta cincuenta mil pesos.
Eréndira se rió por primera vez en mucho tiempo.
–Lo que más me gusta de ti – dijo– es la seriedad con que inventas los disparates.
Se había vuelto espontánea y locuaz, como si la inocencia de Ulises le hubiera cambiado no sólo el humor, sino también la índole. La abuela, a tan escasa distancia de la fatalidad, siguió hablando dormida.



Muere Gabriel García Márquez: genio de la literatura universal, de Winston Manrique Sabogal, en El País.